Transferencia embrionaria: el momento más esperado de la FIV

En muchas ocasiones puede resultar abrumador iniciar un tratamiento de Fecundación In Vitro y es esencial que la o los pacientes comprendan, al menos, un esquema básico del proceso global:

  1. La estimulación se inicia con la regla y tiene una duración, variable, de unos 10 días
  2. Tras la estimulación y sobre los días 12-14 del ciclo, se realiza la punción ovárica en el quirófano para extraer los ovocitos
  3. El mismo día se han de crear los embriones en el laboratorio junto con los espermatozoides
  4. Estos permanecerán en cultivo de 3 a 6 días
  5. Tras el cultivo, se procederá a la transferencia del mejor embrión

El día de la transferencia es el paso final del tratamiento y sin duda uno de los momentos más esperados y mágicos para los pacientes, un día cargado de emoción, nervios e incertidumbre, ya que de ello dependerá el resultado positivo o negativo en la prueba de embarazo en sangre 10 días después. Es un procedimiento que por lo general se lleva a cabo en el quirófano, por lo que puede resultar imponente.

A continuación, repasamos el procedimiento y resolvemos las dudas más frecuentes que se generan en torno a este proceso para que lo puedas conocer mejor, dejar de lado el miedo y así disfrutar con ilusión este bonito momento.

 

 

 

¿En qué consiste el proceso?

Es casi tan sencillo como una revisión ginecológica rutinaria: en la camilla y con las piernas colocadas sobre las perneras, el o la ginecóloga coloca un espéculo para poder acceder al cuello del útero y limpiar los restos de medicación y moco vaginal con la ayuda de suero y gasas. Se emplea una canulita hueca, la externa, para atravesar el cuello del útero y llegar hasta el endometrio. Este paso puede resultar algo incómodo en función de la anatomía de tu útero. Es entonces cuando la embrióloga saca el embrión del incubador para que pase el menor tiempo posible fuera y lo carga en una canulita más estrecha que pasará por dentro de la externa. Con la ayuda de la imagen ecográfica se coloca el embrión en el endometrio y, ¡ya está! Solo quedará que la embrióloga compruebe ambas cánulas en el laboratorio y listo.

¿Es doloroso? ¿Necesitaré anestesia como en la punción?

A diferencia de la punción, es un proceso que no requiere de anestesia, por lo que no será necesario que acudas en ayunas a la clínica. Por otro lado, no debería ser doloroso, aunque como comentábamos, la colocación del espéculo o el paso de la cánula pueden resultar un poco incómodos.

¿Cuántos embriones se transfieren?

El objetivo de la transferencia es colocar en el endometrio el que se considera el mejor embrión respecto al resto de los embriones viables que permanecen en cultivo. Por lo general se aconseja la transferencia de 1 único embrión, sobre todo cuando se trata de embriones en estado de blastocisto. Sin embargo, siempre que se consulte con el equipo médico y se comprendan los riesgos que implica un posible embarazo múltiple, se podrá valorar la opción de transferir dos embriones. En tal caso, lo habitual es transferir el mejor y segundo mejor embrión.

¿Qué ocurre con los embriones sobrantes?

A la hora de firmar los consentimientos y hablar respecto al número de embriones a transferir y el futuro de los embriones sobrantes, cuántas veces habremos escuchado “si yo solo quiero un embrión”. Idealmente si, solo necesitaríamos un único buen embrión para conseguir el embarazo, pero es obligatorio por ley congelar los embriones viables que no se empleen en la transferencia. De esta manera conseguimos preservar su estado y quedarán guardados en los tanques de nitrógeno líquido para que los puedas utilizar en un futuro, ya sea para buscar un segundo embarazo o en caso de que la primera transferencia no tuviera éxito.

¿Qué debo hacer antes y después de la transferencia?

Aquí te dejamos unas pautas básicas a seguir:

  • Es esencial que vayas a seguir al pie de la letra la pauta de medicación indicada por tu ginecólogo y evitar añadir medicación, incluso de venta libre, si no es con su aprobación
  • El mismo día de la transferencia será de ayuda que tengas la vejiga llena antes de pasar a quirófano, esto facilitaré el acceso con la cánula y será menos molesto
  • Evita las relaciones sexuales y la actividad física intensa antes y después de la transferencia, al menos hasta conocer el resultado de la prueba de embarazo
  • Evita los baños de inmersión, sobre todo los de agua caliente como bañeras y jacuzzis
  • Es normal que vayas a sentir fatiga, hinchazón, sensibilidad en los pechos e incluso puede que manches un poquito tras la transferencia o durante la beta espera, ¡es normal! Mantén al equipo médico informado de los síntomas que puedas tener y por último
  • ¡Mímate! Estás en la recta final y puede resultar estresante después de todo lo que has pasado, así que busca tiempo para ti, cuídate y trata de mantenerte distraída durante la beta espera

¡Ánimo y mucha suerte!

También puedes leer sobre ¿Sabes qué es el Blastocito?