¿Cómo se produce la Fecundación?

La fecundación es uno de los múltiples pasos imprescindibles para poder lograr un embarazo. En el artículo de hoy explicaremos cómo se produce la fecundación humana de forma natural.

La fecundación humana consiste en la fusión de los gametos masculino y femenino, es decir, el espermatozoide y el óvulo. Esta unión produce el cigoto, la primera célula del nuevo ser humano. En la especie humana la fecundación es interna, es decir, se produce dentro del cuerpo de la mujer, concretamente en las Trompas de Falopio.

 

¿Cómo empieza el proceso de fecundación?

Para que se pueda dar este fenómeno, el hombre debe eyacular en el interior de la vagina de la mujer. Si no hay ningún obstáculo, el semen pasará por la vagina, atravesará el útero y llegará a las Trompas de Falopio.

El camino que tienen que recorrer los espermatozoides para llegar al óvulo no es fácil, por lo que de forma natural se produce una selección, de manera que solo llegan aquellos que son de mejor calidad. De los cientos de miles de espermatozoides, solo unos pocos llegarán hasta el óvulo y solamente uno podrá atravesar la membrana plasmática del óvulo y producir la fecundación. Todos los demás espermatozoides son destruidos en el viaje. La razón de producirse millones de espermatozoides en el eyaculado es para que garantizar que, al menos uno, pueda alcanzar el óvulo.

 

 

¿Cuáles son las fases de la fecundación?

  1. Penetración de la corona radiata

El espermatozoide es capaz de atravesar las células de la corona radiata que envuelven y protegen al ovocito gracias a que secreta una enzima llamada hialuronidasa. Gracias a ésta, se puede abrir camino y llegar hasta al ovocito.

  1. Penetración de la zona pelúcida

Cuando el espermatozoide llega a la superficie de la zona pelúcida se produce una unión entre ambos gametos, que desencadena la reacción acrosómica. La reacción acrosómica es un proceso que tiene lugar en el espermatozoide y a través del cual se liberan una serie de enzimas que debilitan la zona pelúcida del óvulo. Además, la reacción acrosómica también produce cambios en el espermatozoide que permiten su capacitación final para poder penetrar en el interior del óvulo.

  1. Fusión de membranas

Gracias a la reacción acrosómica el espermatozoide es capaz de atravesar la zona pelúcida y llegar a la membrana del ovocito para fusionarse con ella y ser capaz de introducirse dentro y fecundarlo.

La fusión de la cabeza del espermatozoide con el citoplasma del ovocito desencadena la activación del óvulo que, acaba la división meiótica y, gracias a la reacción cortical, no permite que entren más espermatozoides en él para evitar la polispermia.

Y después, ¿qué pasa?

El óvulo fecundado es una nueva célula que tiene una dotación de 46 cromosomas. Esto es gracias a que los gametos tienen la mitad de dotación cromosómica, son haploides (23 cromosomas). El cigoto comenzará un viaje hasta implantarse en el útero. Durante este viaje, comienza a dividirse y empieza a desarrollarse como embrión. A partir del cuarto día de desarrollo, empieza a compactarse y formar una mórula, que seguirá dividiéndose y pasará a un estado de blástula o blastocisto. En este estado es como llega al útero y se produce la implantación.

 

¿Y si la fecundación no puede ocurrir de manera natural?

En un próximo artículo hablaremos sobre cómo se realiza la fecundación in vitro en el laboratorio de reproducción asistida.

¡No te lo pierdas!

 

También puedes leer sobre ¿Sabes qué es el Blastocito?