¿Cómo congelamos los óvulos y los embriones?: La vitrificación

La vitrificación es una técnica de reproducción asistida realizada en el laboratorio que permite conservar en el tiempo los ovocitos y los embriones de la paciente en nitrógeno líquido (-196°C) durante un tiempo indefinido. Para ello se sigue un protocolo de vitrificación que permite a los ovocitos y a los embriones deshidratarse poco a poco y mantener sus propiedades intactas hasta el momento de su descongelación.

 

 

Este método se utiliza tanto para vitrificar ovocitos como embriones. Los ovocitos se pueden conservar por causas médicas o para retrasar la maternidad. Además, la vitrificación de ovocitos también se emplea en tratamientos de fecundación in vitro (FIV) que requieran la criopreservación de estos, como en tratamientos en los que se requiera acumulación de ovocitos en pacientes bajas respondedoras, por ejemplo.

Asimismo, la vitrificación de embriones se usa para congelar los embriones sobrantes de ciclos de FIV para futuros intentos o embarazos, así también para ciclos de FIV con DGP, en los que los embriones quedan vitrificados hasta saber el resultado de la biopsia embrionaria.

La principal diferencia de la vitrificación a la antigua congelación es el protocolo que combina diferentes crioprotectores. Estos medios tienen la capacidad de deshidratar al ovocito o al embrión paulatinamente, dando tiempo a estos a adaptarse al nuevo medio y llegar deshidratados en el momento de la introducción directa en nitrógeno líquido (-196ºC). Es importante que los óvulos y los embriones pierdan gran parte de su contenido acuoso, ya que así evitaremos la formación de cristales de hielo, responsables de las roturas de estructuras y membranas celulares causantes de la muerte de estas.

 

 

El protocolo, como vemos en las imágenes de a continuación, se realiza a temperatura ambiente y consiste en pasar los ovocitos o los embriones de medios crioprotectores de menor a mayor concentración. Esto los va a deshidratar y va a evitar la formación de cristales de hielo. Para terminar, se colocarán los embriones o los ovocitos en la punta del cryotop, soporte donde van a quedar vitrificados.

 

 

A continuación, el cryotop será introducido en nitrógeno líquido y posteriormente guardado en un tanque de nitrógeno.

 

En las imágenes anteriores vemos, a la izquierda, una foto de los cryotops apoyados en las placas que se usan para la vitrificación. Los cryotops también nos servirán para identificar a los embriones o los ovocitos, ya que en su parte final se pone el identificador de cada paciente. Y a la derecha, vemos un tanque de nitrógeno con sus diferentes cánisters, recipiente donde se guardan los cryotops y que queda sumergido en el nitrógeno.

Por tanto, los embriones y los ovocitos quedarán vitrificados en los tanques de nitrógeno líquido a -196ºC, conservando su misma calidad que poseían en el momento de ser vitrificados hasta que los pacientes decidan volver a utilizarlos.

 

También puedes leer sobre ¿Sabes qué es el Blastocito?